top of page
  • idinant

Michel Foucault

Actualizado: 23 jul 2023


Gubernamentalidad y biopolítica


Foucault avanza el término «gubernamentalidad» sobre las poblaciones, refiriéndose así a tres elementos :

  1. las instituciones, procedimientos, estadísticas, cálculos y tácticas como dispositivos de estado que permiten ejercer el poder sobre la población;

  2. la familia, la escuela, el ejército, ... como una serie de apparatus específicos de gobierno, desarrollados y utilizados como una línea de fuerza de soberanía y disciplina

  3. El Estado administrativo como el resultado del proceso de evolución del Estado de justicia

Y, ¿qué implica esta concepción de gubernamentalidad para nosotres?


Estos diferentes elementos establecen una manera de « conducir las personas » a comportarse de una forma en vez de otra.

Este hecho hace del Estado un Estado de dominación a través de la normalización de las tecnologías de poder.


Se establece, entonces, un control a través de la norma establecida, traducida en deseo.


La gubernamentalidad parte del poder disciplinario, del poder normativo.

La política de gobierno tiene lugar a través del cuerpo, de la administración de los cuerpos.

Eso, es la biopolítica.

Este gobierno sobre los cuerpos conduce, a su vez, a proceso de subjetivización: hacemos nuestro, hacemos íntimos elementos que quizás no lo son inicialmente.


Aquí es donde la norma se transforma en deseo.

Aquí es donde el estar coge el lugar de ser y del Ser.

Aquí es donde aparecen los:

«Hay que»

«Es así»

«Es justo»


Es aquí también dónde aparece la contradicción entre el deseo construido y lo que nos dicta nuestro cuerpo, nuestras sensaciones corporales.

Es aquí, finalmente, que lo realmente nuestro puede desaparecer en detrimento de la construcciones de verdades políticas teniendo, como el único fin el control disciplinario de la población.


El hecho de que esta subjetivización se transforme en deseo invisibiliza el acto de gobierno subyacente, imposibilitando, a su vez, cualquier resistencia posible a la subjetivización a la norma.


Lo que es nuestro, es muy personal.

Creo también que lo que es nuestro evoluciona y puede cambiar. Asimismo, a veces, también se puede alinear con la norma.


Para poder Ser, es importante pararse y tener un ojo sobre nosotres y la sociedad que nos rodea.

Es importante descolonizar el discurso:

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

¿Podría ser diferente?

¿Dónde nos encontramos en esta coyuntura?

¿Dónde se encuentra mi Yo?


En definitiva, ¿cuáles son mis verdades?


Una propuesta de Foucault para liberarse de estos mandatos (que no nos aparecen siempre como tales) es de volver al “Cuidado de sí”.

Diría al “Cuidado deL sí”.

Es una forma de (volver a) ponerse en el centro de las decisiones que tomamos.

Es una forma de (volver a) ponerse en el centro de la vida que vivimos.

Es probablemente, también, una forma de liberarse.


Creo asimismo que cuestionarse y llevar a cabo esta introspección es una acto político, individual y colectivo.


Tal y como enunciado en un curso del RIEC sobre Foucault, es necesario «entender el presente [y la normalización] como acto de resistencia para politizar nuestra propia existencia; pensar de otro modo para aprender a ser de otro modo».


Durante los talleres de ciclo «Foucault o repensar nuestras verdades», reflexionaremos en torno a cuatro temas centrales : habitar(se), nuestra relación a los objetos, la familia y la sexualidad (como dispositivo).

Las reflexiones que surgirán visibilizarán los dispositivos de Estado, así como los apparatus de gobierno que operan sobre nosotras y alrededor nuestro.


Asimismo, desarrollaremos nuestras gafas “foucaultianas” adaptadas a nuestra realidad, permitiéndonos sacarlas cada vez que el contexto o la situación lo requerirá.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page